lunes, 19 de marzo de 2012

Cuando el santo baja

Es común que en un toque de tambor los santos bajen a bailar y muchas veces también a consultar a los presentes.

Hay personas que son montadores por naturaleza y normalmente baja el santo con estas personas cuando ya después de bailar un tiempo han alcanzado un estado de conciencia alterado el cual es propicio para que el santo ocupe su cuerpo.

En un toque de tambor puede estar presente cualquier persona ya que no es exclusivo para los que tienen el santo coronado, sin embargo son los iniciados los que se ponen adelante muy cerca de los tambores.

Hay personas que estando sentadas con el simple vibrar de los tambores empiezan a montar santo.

Debemos tener cuidado cuando nos habla el santo ya que su palabra es sagrada y si nos está diciendo eso es por algo.

Es muy común en cuba que durante un toque varias personas sean montadas y aquí ante todo debe prevalecer el respeto al santo, no debe uno tener miedo cuando el santo se acerca ya que si se nos está acercando es porque hay una razón.

Aquí debemos tener cuidado con los falsos montadores que son personas que fingen ser montadas por el santo y normalmente están en contubernio con la madrina o el padrino y hablan con las personas les indicaron para decirles cosas como que tiene que hacer el santo este año ó tu mujer y tus hijos deben también coronar el santo y no puede ser con otra persona más que con tu madrina. Cuando les digan esto más vale que lo confirmen con un religioso que nada tenga que ver con sus padrinos para que ustedes sepan si en verdad hablo o no el santo o solo se trata de una estafa más de su madrina o padrino.

Con la religión no se debe de jugar porque el santo y el muerto Todo lo ven y todo lo saben y a quien actúa mal en nombre de los santos lo paga porque lo paga y sin embargo lo siguen haciendo.

En México son muy pocas las personas que en verdad montan el santo, también aquí hay religiosos que vienen de la Isla donde allá no montaban y resulta que llegando a México son tremendos montadores, así que hay que tener mucho cuidado ya que en nuestra religión el dinero agarra cada vez más importancia.

Ashé para todos!

Enrique